Entrevista

Amauri II.png

Amauri Ariel Castillo

Superintendente de Bancos de Panamá

¿Cuál es el propósito de la institución representada con relación al fraude y la corrupción?

 

Desde nuestro rol como regulador y supervisor, el propósito de la Superintendencia de Bancos de Panamá es velar que las instituciones reguladas y supervisadas cuenten con las políticas, los procedimientos y los controles para mitigar el uso inadecuado de los servicios financieros que ofrecen. Nos aseguramos que, los regulados y supervisados cuenten con el personal idóneo y experimentado y con los conocimientos necesarios para gestionar los riesgos inherentes al blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo dentro de los cuales el fraude y la corrupción están tipificados como delitos precedentes. Además, damos seguimiento a la gestión de seguridad de la información - ciberseguridad, gobernanza y la gestión de riesgo tecnológico de las instituciones bancarias y fiduciarias.

"Nos aseguramos que, los regulados y supervisados cuenten con el personal idóneo y experimentado y con los conocimientos necesarios para gestionar los riesgos inherentes al blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo dentro de los cuales el fraude y la corrupción están tipificados como delitos precedentes."

 

¿Cuál considera los mayores retos de la actualidad y del futuro próximo con relación al fraude y la corrupción en Panamá y podría describir algunos logros alcanzados?

Entre los principales retos, podemos indicar que las nuevas tecnologías proporcionan a las diferentes entidades reguladas y supervisadas muchos beneficios, como la velocidad en las transacciones, en las comunicaciones y la accesibilidad a la información, pero incrementan la exposición a los riesgos de ciberseguridad, de fraude y delitos financieros. Es importante destacar que la crisis sanitaria mundial de la COVID-19 ha conllevado riesgos de corrupción relacionados a los temas de salud, los cuales no pueden ser tratados o prevenidos mediante las políticas y los controles tradicionales. 

 

"Cabe señalar que uno de los principales logros que podemos destacar, es que, en el año 2020, a pesar de la crisis sanitaria producto de la COVID-19, el proceso de supervisión no se detuvo. Al contrario, mediante la oportuna actualización de nuestros procesos internos logramos ajustar el modelo de supervisión. De esta manera, se garantizó la efectividad de los controles de los diferentes sectores regulados y supervisados."

¿Considera que la formación de examinadores en el manejo de fraude es importante?

La continua formación de los examinadores es fundamental. Mantenerse actualizados les permite fortalecer sus conocimientos, tener acceso a nuevas metodologías de trabajo fundamentadas en buenas prácticas internacionales y sobre las distintas tipologías de fraude, además de robustecer los criterios para poder detectar con mayor facilidad las áreas vulnerables y fallas en las políticas y los procedimientos de las organizaciones. La formación continua asegura una mayor efectividad en los procesos de supervisión y de prevención.

 

¿Qué recomendaciones le pudiese ofrecer a estudiantes y profesionales interesados en la prevención, detección e investigación del fraude y la corrupción en ambos sectores (público y privado)?

Debido a su nivel de responsabilidades, los examinadores tienen un gran compromiso social. Un comportamiento ético es vital. Por lo que los instamos a mantener siempre su alto nivel de integridad y altos estándares morales.  Durante toda su carrera deben demostrar un compromiso inquebrantable con la responsabilidad profesional; y para ello es necesario mantener un constante afianzamiento de las competencias requeridas y más por su evolución permanente con distintas tipologías que surgen cada día.